Pedagogía: Autonomía docente

El siguiente trabajo lo presenté en la asignatura PEDAGOGÍA II, de la carrera de formación docente, en el Instituto de Profesores “Artigas” del Uruguay.

En este trabajo se articulará “Poder, control, autonomía” de María Cristina Davini, con los artículos de la Ley N°18437 Ley General de Educación que traten de dichos temas. Además se trabajará el concepto de laicidad de Reina Reyes articulandolo con dicha ley.


María Cristina Davini, comienza planteándonos la siguiente interrogante:
¿autonomía virtual o real?
La autora sostiene que el docente nunca fue autónomo, sino que en épocas
anteriores la sociedad le otorgaba un prestigio simbólico y podía crear y recrear el proceso de enseñanza.
La docencia estaba impregnada de un sentido de “misión” y recibía un profundo reconocimiento social por parte de la población que veía en la escuela el paradigma del progreso y movilidad social. Esto no significa que antes gozara de autonomía sino que el producto de ese prestigio social del cual gozaba, la sociedad no tenía un bajo concepto de el y no le exigía lo que le exige hoy.

Si definimos lo que es realmente la autonomía, podríamos decir que es la
posibilidad total por parte del docente, de elegir que contenidos a dar, sería el poder decisorio; estando este ligado a la libertad de cátedra, que haré mención en líneas posteriores.
El concepto de autonomía, está ligado desde el punto de vista profesional a la libertad de catedra, que se encuentra en el artículo 11(de la libertad de catedra) de la Ley 18437 del año 2008 de educación general; donde los docentes ejercen el derecho de elegir que contenidos y autores trabajar en el aula dentro del espectro que se nos propone, elección de los cuerpos teóricos y de los autores.
Entonces Davini, sostiene que se podrían calificar estos márgenes de libertad personal como “autonomía virtual” en la medida que tienden a reproducir de forma acrítica los ritos y comportamientos escolares, haciéndolos parecer naturales,cuando esa autonomía relativa en realidad no se constituye en un espacio de cambio, si bien es cierto que a veces existen intenciones políticas de cambiar determinados programas, son los docentes los que se niegan a cambiarlo, se encuentran en su zona de confort, el espacio conocido donde nos sentimos cómodos o no, pero de igual forma se tiene miedo al cambio.

Otro aspecto que ella toma tiene que ver con los libros de texto como paquetes didácticos que dicen cómo y cuándo enseñar, así como también los resultados que se esperan de los mismos.
Esto es un discurso contradictorio al deseo actual de crear docentes críticos.
El libro de texto es tipo manual, en el encontramos como enfocar el trabajo y que hacer, no deja mucho margen a que el docente pueda ser creativo, el libro es un instrumento ideológico, a través de él puedo transmitir la ideología del gobierno de turno. Otro de los aspectos fundamentales que nombra la autora es la formación docente considerada una semiprofesión, y detalla las condiciones de porque se la considera así: bajos salarios, condiciones de trabajo deplorables: ambientes de infraestructura escolar precarios, fuerte desprestigio social, descalificación técnico profesional, pero si recurrimos al artículo 19 (de los recursos): se expresa que el estado proveerá los recursos necesarios para asegurar el derecho a la educación:
Todas estas condiciones contribuyen al malestar docente, y menor autoestima.

“El pasaje de la escuela del aula a la escuela del currículum”: apunta a dos
finalidades diferentes: por una parte la escuela del aula está centrada en el modelo pedagógico centrado en los aprendizajes que se dan en el aula, la educación formal pura, por otra parte la escuela del currículum es la tecnocracia, la preocupación no es la enseñanza sino los contenidos que se van a transmitir. Citando “el currículum real o en acción es una elaboración propia del docente como mediador entre la propuesta curricular formal y la práctica” Gimeno 1988; Días Barriga, 1994; Giroux 1990. Esta cita también podría estar ligada a la libertad de catedra del artículo 11.
Donde retomando lo mencionado al principio, el docente tiene escasos espacios de autonomía, ya que está controlado, por las autoridades de la institución, e (inspectores), entonces con todos estos controles la autonomía es muy escasa, todo está reglado y predeterminado, en esos escasos espacios está la libertad de cátedra.
La población heterogénea que se encuentra en la escuela es producto de que los niños provienen de diferentes estratos sociales, y esto a su vez es producto del articulo 8 (de la diversidad e inclusión educativa) y 18 (de la igualdad de oportunidades o equidad) que asegura la igualdad de oportunidades , de la diversidad e inclusión educativa y equidad, en otras palabras; si bien la escuela trata de homogeneizar la población escolar, Percia afirma que hay que respetar las diversidades y que la escuela produce diferentes aprendizajes tantos individuos hay.

Considero relevante mencionar a Reina Reyes nacida en Montevideo 1904 y fallecida en 1993, quien fue una de las grandes pedagogas del siglo XX, educadora de larga trayectoria, maestra, legisladora, articulada con el artículo 17 (de la laicidad) que se orienta al respeto reciproco de todas las ideas. Si comenzamos con el origen de la palabra: Laicidad deriva de la palabra laico, y a su vez, laico deriva de la palabra laos, que significa pueblo no jerarquizado que se opone al clero. Laicidad es entendida como una actitud que procura que los hombres actúen de manera respetuosa de todas las ideas políticas, filosóficas. Así como de las personas y de los grupos que las sustentan, y estos a su vez entre sí.Como decía Reina Reyes “la laicidad es un elemento esencial de las democracias instituidas y resulta fácil establecer la similitud entre el contenido de las palabras laicidad y democracia cuando ésta se entiende como forma de vida”

Referencias bibliográficas:

  • DAVINI, M. C. (1995): – Poder, control y autonomía en el trabajo docente, en: La formación docente en cuestión: política y pedagógica. Buenos Aires, Argentina. Editorial Paidós Cuestiones de Educación (pp. 51-72)
  • REYES, R (1972): “El derecho a educar y el derecho a la educación”. Montevideo:
    Editorial ALFA. – Ley general de educación 18437 (2008)
  • Ley N°18437 Ley General de Educación de Uruguay
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s